INTRODUCCION A LA OBRA DE LA ALTA RELOJERIA B.BONNIKSEN (1859 – 1935)

Home »  INTRODUCCION A LA OBRA DE LA ALTA RELOJERIA B.BONNIKSEN (1859 – 1935)

 

Introducción a la obra de la alta relojería del  maestro relojero Bahne Bonniksen (1859 – 1935) 

Con la publicación por parte de Bahne Bonniksen en Enero del año 1905, en el Reino Unido, de su libro “Karrusel, hoy ya pieza de colección y muy codiciada por el coleccionismo, autor José Daniel Barquero y editor, Ediciones Furtwangen de España coincidimos en la conveniencia de una síntesis que respondiera estrictamente a la investigación biográfica y técnica relojera que presentamos y que contribuirá sin duda al conocimiento y divulgación de la Ciencia Relojera en los paises de habla castellana.

 

Este libro narra la historia del genio que revolucionó toda la industria relojera mundial a finales del siglo XIX y principios del XX con sus distintos inventos, pero el más importante y a la vez, el que le dio más fama como científico, investigador y maestro relojero fue el movimiento “Karrusel(parte del tren de rodaje que incorpora el escape completo), con el que consiguió evitar la descompensación horaria que era el problema que tenían los relojes de la época con la utilización diaria.

fotoBB

 

Incluso este nuevo invento de Bonniksen fue sometido a todo tipo de pruebas, incluidos los movimientos bruscos que es lo que hace que la maquinaria de un reloj se descompense más rápidamente y no nos indique la hora correctamente. Con este nuevo invento técnico y científico se descubrió que no le afectaba al movimiento “Karrusel” las sacudidas fuertes de la actividad humana, pues fue creado especialmente para eso, evitar las descompensaciones horarias.

 
No obstante, el autor estima que debe insistir en algunas consideraciones metodológicas, un libro es un instrumento de trabajo, por lo que el lector no ha de subordinarse al libro sino que ha de subordinar el libro a él y ha de aspirar a comprender y ampliar conocimientos relojeros, tal es así que nos permitimos recomendarle la lectura también de algunos libros en los que hemos participado activamente junto a los más importantes expertos en relojería españoles y extranjeros, estos son: “Todo sobre el reloj en el mundo” (año 2009), Editorial Amat y Editex con la participación especial de la Revista: “En Hora” y numerosas marcas relojeras así como los mejores investigadores en acción.

Otro título es: “Todo sobre los relojes de bolsillo” (año 2005), Editorial Amat, una guía que incluye numerosas fotografías de relojes de bolsillo donde se explica desde sus características principales para la catalogación hasta la técnica para realizarla.

La “Enciclopedia del Reloj de Bolsillo” (año 2005), Editorial Amat, una importante obra Best-seller que incluye más de 500 fichas completas de relojes de bolsillo, a lo largo de unas 600 páginas y resumiendo la historia del reloj en el mundo y su técnica, estando avalada por el Colegio Oficial de Relojeros COJORGC y la Asociación Española de Expertos en Relojes de Bolsillo.

 

También nos permitimos recomendarles los CDs publicados por R.N.E. (año 2007),  sobre las curiosas historias del mundo del reloj y por último el Diccionario de Alta Relojería (Enero 2009), publicado por Editorial Furtwangen (www.editorialbcn.com), El cual ofrece la explicación de mas de 3.000 términos y 500 dibujos a plumilla.

 

La relojería, asimismo,  persigue ser una ciencia exacta, pero no lo es la historia biográfica una ciencia exacta sino una forma de conocimiento de la realidad social de un hombre, en este caso Bahne Bonniksen, a la que nos aproximamos tras un examen de la documentación y una depuración constante de sus métodos de indagación gracias a la información facilitada por la actual marca relojera suiza y europea.

 

A lo largo del periodo comprendido entre el nacimiento del maestro Bahne Bonniksen en el año 1859 y su fallecimiento en el año 1935, el saber histórico y cientifico ha ido evolucionando a tal efecto hemos integrado en nuestra investigación aspectos de la economía, sociedad, cultura, demografía y hemos utilizado documentos tan diversos de Bonniksen como su correspondencia, memorias, prensa, anuncios, estadísticas y archivos privados viajando incluso al Reino Unido ciudades como Londres y Coventry donde realizamos parte importante de nuestras investigaciones para este libro, incluso nos entrevistamos con los más reputados expertos en relojes de bolsillo Bahne Bonniksen.

 

Con el análisis de los documentos que presentamos en cada una de estas partes pueden adquirirse los elementos necesarios de juicio de tal forma que usted podrá discernir la realidad objetiva y los testimonios subjetivos que avalan que Bahne Bonniksen fue uno de los grandes maestros y de los más importantes científicos e investigadores relojeros en el mundo desde finales del siglo XIX y principios del XX, dedicado a conseguir la perfección horaria en los movimientos de sus relojes, cosa que consiguió con eficacia.

 
Por otra parte, a medida que investigábamos sobre la biografía de Bonniksen en Londres, nos hemos permitido la realización de un trabajo demandado por los expertos en técnica relojera, historiadores relojeros, coleccionistas, investigadores que han suscitado una curiosidad preferente por conocer también todo sobre el “Karrusely los tipos distintos que se hicieron por parte de su creador recuperando incluso fotografías de los mismos sin que falte ni un solo modelo de los creados y comercializados por Bonniksen.

pag1

Dispondrá así el lector de los elementos necesarios básicos sobre los que se va levantando la biografía de Bonniksen, históricamente contrastada con otros investigadores, académicos y profesores de la ciencia relojera en Londres, Coventry, Staffordshire y Teesside en el Reino Unido y Ginebra en Suiza.

 

El autor confía en no ofrecer planteamientos utópicos, todo lo expuesto está construido sobre realidades al alcance de los estudiosos y de los lectores que me siguen en este nuevo libro sobre relojes Bonniksen y la historia de un gran hombre y científico relojero, que revolucionó el tiempo, sus máquinas y movimientos.

 

Este libro es además una herramienta de trabajo necesaria también para los museos; anticuarios y los coleccionistas más sofisticados de relojes de bolsillo de Bahne Bonniksen que sin duda les permitirá dotarse de la documentación escasa en el mercado pero necesaria para peritar relojes y conocer cuales tienen y cuales les faltan.

 

Una forma de estar documentado en España y al alcance de todos nosotros, es la lectura de las revistas más importantes o periódicos del sector relojero, en España tales como: En Hora, Máquinas del Tiempo, Nexo-Time, Relojes y Estilográficas, (Alta Relojería, Diez y Diez, Rabat, Chronos), COJORG, Duplex, Santi Pàmiès y la posibilidad de recortar o coleccionar noticias del presente y comentarios que serán pronto, en pocos años, noticias y documentos históricos, páginas de nuestro pasado que recuperarán los historiógrafos relojeros para nuevos artículos y libros.

 

Estamos convencidos que esta investigación será el inicio de futuras investigaciones de otros autores sobre Bonniksen, de hecho tenemos constancia por David Penney de Londres, experto en relojes Bonniksen de que cohetáneamente a este libro, uno sobre Bonniksen se acaba de publicar y otro está en camino de ver luz, ambos en el Reino Unido. Deseamos también que este libro sea buen compañero de: museos, alumnos de las Escuelas de Relojería, Expertos, Coleccionistas, Periodistas del sector e Investigadores. Historiadores relojeros en el recorrido por los días de ayer en los que Bonniksen descubrió el movimiento “karrusel en el Reino Unido y cambiaría la relojería mundial al comercializar su patente en todo el mundo teniendo una gran aceptación comercial sin precedentes ya que consigue ser mas robusto y fiable que el “Tourbillon”.

 

Retomando el párrafo anterior, podemos concluir que el método de investigación que hemos presentado y aplicado para este libro sobre Bahne Bonniksen se ha mostrado como un instrumento útil, entre otros muchos instrumentos e iniciativas de diversos órdenes, para facilitar al lector todo sobre este científico.

 

No hemos pretendido que sea “el método” o “el instrumento”, sino que nuestra intención era hacer una aportación original y homenaje, desde la relojería a un gran científico. Creo que este objetivo lo hemos conseguido.

 

Todo conocimiento científico debe contribuir, o al menos pretender, solucionar algún problema, en este caso la falta de información completa de todo lo que queríamos conocer de uno de los maestros relojeros más importantes de la historia. Esta ha sido nuestra intención. Cuando hemos aplicado nuestro método de investigación, los beneficios que se han derivado del mismo han sido mayores que los recursos invertidos –eficiencia-. Ello debería alentar a los responsables de museos y revistas relojeras a utilizarlo y aplicarlo a más sectores de esta ciencia –comprensividad-. Sobre todo pensando en las futuras generaciones de expertos relojeros-equidad-.

A modo de síntesis introductora, Bahne Bonniksen nació en el año 1859 en Dinamarca, se le concedió la nacionalidad británica en 1910 y falleció en el año 1935 a los 76 años de edad en el Reino Unido, dejando tras de sí una brillante carrera relojera y siendo un orgullo para el Reino Unido tenerlo como ciudadano y residente y para el resto del mundo el disfrutar de sus inventos y legado científico de ahí que hoy en dia año 2009 la ciudad de Coventry le dedique un museo.

 

 

Fue un gran maestro, investigador insaciable y científico relojero reconocido, obsesionado con la investigación que le condujera a la perfección horaria y por resolver el problema funcional del Siglo XIX hasta su descubrimiento a principios del Siglo XX como fue, la descompensación horaria producida por los movimientos bruscos que sufría el reloj de bolsillo ante las incesantes y cada vez más ajetreadas actividades humanas lo cual consiguió. Esos aportes nos sirvieron a la humanidad para sentar las basesde la actual relojería moderna.

 

No sólo en su época sino hoy en día está considerado como uno de los personajes más importantes del mundo relojero de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, siendo citado su invento, elKarrusel”en prácticamente todos los libros y guias de relojes que tratan sobre historiografía o técnica de los relojes, el tiempo y la precisión horaria. 

 

 

Coetáneamente a la producción individual de los relojes de bolsillo de Bonniksen, pronto aparecerán en el mercado las masivas y económicas importaciones de relojes de bolsillo producidas a gran escala procedentes de las grandes industrias relojeras realizadas en cadenas de montaje, de las manufacturas relojeras de Suiza yEstados Unidos.

 

Esto hizo que Bonniksen se esforzase aún más si cabe en sus investigaciones y estableciera su imagen de marca: Bahne Bonniksen, su propio nombre como una de las marcas más reputadas en el mundo relojero, unido, indiscutiblemente como sinónimo de relojes de calidad realizados al más alto nivel, uno a uno, cuidando extremadamente los acabados y calidades unidas a la precisión horaria su razón de investigar y de ser. Prueba de eso, es que hoy en día las casas de subastas más importantes del mundo cuando subastan sus relojes de bolsillo, estos alcanzan precios muy altos al ser codiciados por el coleccionismo internacional de relojes de bolsillo siendo el Rey Faruk uno de los pocos importantes coleccionistas de relojes que según cuenta la tradición relojera, consiguió tener todos los relojes de Bahne Bonniksen, los cuales subasto una vez en el exilio.

 

Mientras simultáneamente Bonniksen compartía secretos profesionales y enseñaba a sus alumnos y fabricaba uno a uno sus relojes, la industria relojera de Coventry en el Reino Unido no se hizo esperar y sus lobbys exigieron a la Escuela Superior de Técnica Relojera de Coventry en la que él impartía sus clases, se adaptase a los nuevos tiempos y abandonase la idea de enseñar a sus alumnos a producir piezas una a una y se sumase a dar formación sobre las nuevas técnicas de las cadenas de montaje, como hacían sus competidores suizos y americanos, idea que él nunca asumiría, al ir en contra de lo que él enseñaba y entendía y comprendía lo que se consideraba la calidad y el buen hacer tradicional relojero que sus maestros le habían inculcado.

 

Cuando Bonniksen cumple la edad de 35 años en el año 1894 es ya un genio relojero de reputada fama internacional quien además ya dispone de una selecta clientela privada y en un alarde de no querer abandonar sus ideales de producción individual versus producción en cadena de montaje, decide invertir más si cabe en dar a conocer que él seguirá con la calidad y contenido de la propia manufactura individual en su taller y tienda situado en la Calle Norfolk numero dieciséis de Conventry.

 

Tras profundas investigaciones y cálculos matemáticos, así como experiencia acumulada, pues registró numerosas patentes, Bonniksen inventa el movimiento “Karrusel, publicando todo sobre el mismo invento en el libro titulado “Karrusel”, editado en el año 1905 cuando Bonniksen tiene 46 años, este invento revoluciona la industria relojera en un principio, de su propia población, Coventry, Reino Unido y en segunda fase, dada la demanda, la industria relojera mundial quienes su industria en una carrera por producir su demandada patente empiezan a fabricar miles.

 

Fueron también otros muchos sus grandes inventos relojeros aplicados, por ejemplo, a los contadores de velocidad. Tal es así que antes del año 1912 los indicadores de velocidad no indicaban con suficiente precisión la misma pues les afectaban y repercutían en la precisión las vibraciones constantes y la fricción. Pero su nuevo invento el indicador de velocidad de Bonniksen patentado en el año 1912, cuando el tiene 53 años, ofrecía un nuevo enfoque técnico basado en conocimientos científicos, argumentaba Bonniksen, que la velocidad es simplemente la distancia dividida por el tiempo.

 

Su nuevo aparato mecánico relojero aplicado al contador de velocidad medía el tiempo a diferencia de los otros contadores de velocidad, con una gran precisión, aplicando a estos un tipo nuevo de movimiento relojero parecido al que forma parte de los relojes pequeños, éste medía la distancia contando el número de revoluciones por el cable de velocidad, las cuales eran proporcionales a la velocidad recorrida.

 

Estos contadores de velocidad Bonniksen no tenían precedentes en la historia y eran capaces de medir con gran precisión la velocidad y el espacio recorrido el cual se indicaba en la esfera con los correspondientes indicadores numéricos de cifras saltantes para el espacio recorrido y con la aguja indicaba la velocidad a la que marchaba en cada momento el vehiculo.

 

Dado el éxito alcanzado con su contador de velocidad, asociado al isocronismo, muchas fueron las industrias dedicadas al motor que lo incorporaron a sus vehículos. Revolucionando con sus aportes y patentes dicha industria, del motor pues la hizo más precisa y exacta.

 

Se tiene constancia que las patentes de Bonniksen aplicadas a los contadores de velocidad pronto son adquiridas, aplicadas y comercializadas por distintas y reputadas empresas del motor, por ejemplo la compañía inglesa Olimpia Report en los cuentakilómetros que eran puestos a sus motos, en las que se podía leer antes del año 1916 en la esfera del indicador: “B. Bonniksen, Coventry”; sin embargo en la misma marca de motos localizadas en el año 1919 se puede leer en su cuentakilómetros “Made by Rotherhams Coventry”, siendo el mismo cuentakilómetros de Bonniksen, pero con la marca, de la propia compañía al comprar la patente la propia Rotherhams Company de Coventry, Reino Unido, la cual deja de hacer publicidad pues el invento pasa a ser de su propiedad al comprarselo a Bonniksen, al tener licencia para fabricarlos.

 

En el año 1922 Bonniksen consigue mejorar más si cabe su contador de velocidad haciéndolo más preciso y fiable que el producido en su patente del año 1912, estando incluso éste dotado de más indicadores y prestaciones, así como la posibilidad de poder elegir entre dos tipos de esferas el cliente en cuanto a diseño y color pues las prestaciones de ambos contadores de velocidad son las mismas, uno era con esfera plateada realizada en aluminio y los indicadores en esmalte negro y otra esfera era de aluminio esmaltado en negro y los indicadores en esmalte blanco.

 

Otro gran invento para la relojería internacional de Bonniksen en su incesante lucha por la perfección horaria y de gran aceptación internacional fue el Dilatómetro (Dilatometer or Expansion Gauge) aplicado a la relojería este gran invento permitiría advertir al constructor de relojes de la más leve dilatación del metal así como comportamiento errático del mismo. Con esto se evitaba el antiguo problema de que un reloj construido de acuerdo a los más modernos cánones de construcción cambiara sus índices de fiabilidad y exactitud sin una razón aparente. Este comportamiento errático fue estudiado en los metales que componen el volante y la espiral del volante dentro de la maquinaria del reloj, lo cual significa que el comportamiento de los metales bajo la acción de temperatura afecta a la precisión y exactitud del reloj y con este aparato se evitaba.

 

El Dilatómetro fue la solución a la producción relojera con el objeto de evitar los problemas de exactitud y precisión en el reloj por lo que fue de gran utilidad a científicos e instituciones de principios del siglo XX, tal es así que se utilizó incluso  en el Laboratorio Físico Nacional del Reino Unido, situado en la ciudad de Londres y en consecuencia, adaptado a numerosos talleres de Producción Internacional Relojera en el Reino Unido, Suiza, Francia, Alemania y Estados Unidos.

 

Todos los aportes descritos le serviran a Bonniksen para que le otorgasen numerosas patentes a lo largo de su vida. Su invento, el “Karrusel”, es utilizado incluso hoy en día, año 2009, y comercializado por algunos de los más importantes manufactureros de relojes que lo ofrecen a sus clientes como símbolo de alta complicación relojera y de estatus económico al ser estos relojes dotados del movimiento complicado de “karrusel” siendo de un alto precio y en consecuencia, considerados de alta gama.

 

Bonniksen trabajó en este invento desde el año 1890, dándolo por finalizado en el año 1894 y en el año 1905, editando su libro: “El Reloj “karrusel” por su inventor”, pues necesitaba explicar las propiedades de los distintos modelos ante la gran demanda de estos.

 

El reloj “karrusel” de Bonniksen, también fue conocido como el “karrusel” de Coventry al ser esta población del Reino Unido el lugar donde se creó y comercializó para todo el mundo, fue creado para dar un servicio a la sociedad mundial ya que este inventor aportó la mayor perfección horaria posible ante las inclemencias del tiempo y los movimientos bruscos, estos factores capaces de descompensar un reloj.

 

El resultado de las investigaciones de Bonniksen sobre la precisión horaria no se hicieron esperar y ofreció a la sociedad científica y civil la solución: El “Karrusel”, un reloj dotado de un movimiento bautizado como su nombre lo indica, que  había conseguido la mayor perfección horaria posible ya que a pesar de someterlo a cualquier tipo de utilización brusca o pesada, daba la hora con precisión como ningún otro reloj jamás producido, ya que éste fue utilizado por todos aquellos que se dedicaban a profesiones en las que el reloj sufre, como por ejemplo: militares de distintos ejércitos, ingenieros de minas, ingenieros de puentes, canales y caminos, exploradores, deportistas de élite y otras profesiones en las que los relojes son sometidos a movimientos bruscos y que afectan a la precisión horaria.

 

Pero pronto los amantes de la relojería requerirían su invento independientemente del objeto final de utilización que era el evitar la descompensación horaria, ya que lo que codiciaban sus clientes también era la complejidad a la hora de construir el movimiento presentado exquisitamente en una jaula y de una sofisticación sin igual.